Editorial Río Negro

Las tres verdades de Weretilneck

A 48 horas del discurso de apertura de sesiones legislativas del gobernador Weretilneck, en círculos políticos y periodísticos se extiende un análisis que puede resumirse en tres grandes ejes: El discurso empezó bien pero su extensión lo complicó todo, el gobierno no es tan malo y la comunicación de la administración es deficiente.

El discurso

Weretilneck, aún con la dificultad de que empezó por Salud en lugar de hacerlo por Economía, inició su alocución con frescura y buenos datos de esos que el mismísimo gobierno comunica de manera indescifrable cuando lo hace. Tuvo algunas definiciones interesantes para con el gobierno nacional buscando equidistancia del macrismo y del kirchnerismo aunque siempre en la línea de diferenciarse más de Cristina que de Mauricio. Sin embargo, la extensión, las cuatro horas de comunicación unidireccional ante un auditorio extenuado, jugaron en contra y pusieron en el centro de la escena al continente en lugar del contenido. Los políticos deberán entender alguna vez la importancia de los primeros momentos de un enunciado, ahí cuando el público tiene la atención en ellos y antes de empezar a distraerse hasta dejar de escuchar palabras para escuchar murmullos.

weretilneck 33

El gobierno no es tan malo

La segunda verdad del discurso de Weretilneck es que causó una sensación de que el gobierno no es tan malo como venía planteándose aquí y allá. Los números en salud, en seguridad, la posibilidad de endeudamiento por el des-endeudamiento del pasado, la realidad de la ganadería y las obras del Plan Castello como las cloacales o el gasoducto de la Región Sur, hablan de un gobierno que claramente tiene algunas metas y objetivos que son beneficiosos para la sociedad. Sin embargo, la fortaleza de ese aspecto del discurso de Weretilneck contrasta con la anomia y la alarmante falta de militancia de sus funcionarios, legisladores e intendentes, con honrosas excepciones. En otras palabras son apenas un puñado los que dejan todo en la cancha o se inmolan por Weretilneck o el gobierno. La falta de un perfil ideológico (salvo en el caso de la pata peronista) e incluso de una historia de compromiso social y político, coloca a la mayor parte de las segundas y terceras líneas y hasta algunas de las primeras, en meros burócratas que parecen más preocupados por sacar un ticket aéreo al exterior que por honrar los cargos que ejercen.

weretilneck 33a

La comunicación deficiente

Por último, Weretilneck desnudó en el discurso las enormes deficiencias de comunicación que demuestra cada vez más explícitamente su secretaría de Medios.

Enroscados en teorías compradas en las latas que vienen de Buenos Aires, el equipo de comunicación no comprende la realidad distintiva del interior profundo en el que se encuentra Río Negro. Venden hacer de las redes sociales una panacea y evitan el contacto con medios y periodistas, con la excepción de un puñado de “amigos” de dudoso impacto popular y mucho menor impacto político.

Es cierto que la balcanización de los medios configuró un mapa de diarios, radios y web sin una organización dominante, pero eso no puede hacer creer a los ideólogos de la comunicación W que se puede prescindir de medios y periodistas para alcanzar una enunciación legitimada por la mediación. En síntesis, a la comunicación W le falta mucha política y le sobran teóricos encandilados por teorías de otras latitudes y eso complica a un gobierno que cuando tiene algo bueno que mostrar, no lo hace.

 

Por Juan Gorosito.

weretilneck 33f

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s