Río Negro

Entrevista: “A mí no me interesó nunca el dinero, mi vocación fue siempre política”

¿Cómo evalúa su participación en el Senado durante casi diez años?

-Tengo una autocrítica. No tuve la actividad parlamentaria que yo hubiera deseado. Tenía una fuerte vocación rionegrina. Diría que la senaduría constituía un respaldo a mi actividad política en la provincia porque me preparaba sobre los temas de la provincia con la intención de gobernar Río Negro. Siempre prioricé más que los aspectos legislativos, mi tarea política en la provincia.

Usted fue secretario de Planificación de Mario Franco. ¿Ese cargo influyó en su mirada estratégica de la provincia?

-Ese pasaje y haber presidido el Consejo Federal de Inversiones influyó decisivamente en mi mirada de la política, con un compromiso de aportes técnicos, de profesionales a la actividad política. El político define la política, pero los elementos auxiliares la consagran. Siempre hice en mi proyecto político, la planificación como elemento central.

¿Cómo ve la provincia en términos de equilibrios regionales?

-Edgardo Castello planteaba la integración provincial y desarrollo equilibrado, pero aún no veo la integración ni que las regiones tengan una concepción rionegrina, sino que cada zona puja por sus intereses sectoriales.

castello

Muchos dirigentes hablan de la integración ¿Cómo la plantearía usted en esta actualidad?

-Como síntesis, encontrar ejes de signficación en cada región para que haga aportes. Río Negro por geografía y economías, debe buscar consolidar el eje de la capital rionegrina, que está un tanto debilitada.

-Fue tres veces candidato a gobernador. ¿Qué queda de las campañas y el contacto con los rionegrinos?

-Siempre ha sido muy fluido el contacto, permanente. Sin prejuicio de eso, la política no es sólo el contacto. Paralelamente la dinámica de las unidades básicas son centros de estudio como fue el complemento de la fundación Proyecto Sur. Noto un vacío ahora en la política, donde los centros políticos locales no tienen actividades de estudio, análisis y planificación que requiere cada zona o cada pueblo.

-¿Cómo fue la relación entre la política y su vida familiar y personal?

-Siempre tuve para con la familia una relación profunda. Uno de mis hijos incursionó en la política. No he tenido conflictos de ninguna naturaleza, aunque estar ausente en alguna medida lesiona la vida familiar. Afortunadamente, la familia me contiene y tengo hoy muy buena relación de afecto con mis hijos y mis nietos.

¿Cómo afectó la crisis de 2001, el escándalo de la Banelco y los años transcurridos hasta la absolución?

-Tenía la convicción de una sentencia favorable. A mí no me interesó nunca el dinero, mi vocación fue siempre política. Mi patrimonio, mi realidad indican que no hubieron ingresos extraordinarios que no fueran por mi esfuerzo y mi trabajo. Igualmente, eso hecho coartó mis posibilidades políticas y surgieron otras alternativas que eran la competencia interna dentro de mi partido. Hay una injusticia en la sentencia mediática, que es la que no espera que la justicia resuelva. Seis jueces dictaminaron la inexistencia de los hechos, pero de ninguna manera sirve porque la sentencia mediática ya actuó.

senado.jpg

-¿Qué ve del futuro del país y en ese contexto de la provincia?

-Desde el peronismo estoy más de acuerdo con quienes plantean contribuir al gobierno sin poner palos en la rueda. El país se insinúa en un cambio de cultura política, con algunas variantes interesantes. La gobernador Vidal da una imagen de cambio profundo, de lucha contra las mafias que erosionaban la política. El peronismo tiene una crisis muy profunda. En la provincia veo muchísimas dificultades. No veo que el plan Castello logre revertir la inercia del último año.

costanzo

-¿Qué lugar quiere que los rionegrinos le den?

-Ninguno. Es un tema de los que me vieron actuar políticamente. La gente reconoce la tarea política, sobre todo la más humilde. En Viedma teníamos ocho unidades básicas que nos requerían presencia, actividad, compromiso y respuestas. El saludo en la calle me da mucha satisfacción.

En tiempos del plan de obras públicas que tiene a su apellido en boca de todos, ¿Cómo hay que recordar a Edgardo Castello, el primer gobernador constitucional?

-Lo recordamos por algunas obras importantes como la ruta 22, el puerto de San Antonio, el Idevi, etcétera. Además, por las leyes fundamentales de la provincia. Pero pienso que la gran obra de Castello fue la concepción estratégica de la provincia, de desarrollo equilibrado e integración provincial. No fue algo unánime. Los sectores económicos concentrados del Alto Valle, con la defensa acérrima del diario Río Negro cuestionaron a Castello.

¿El medio como factor de presión?

-Descalificó permanentemente a Castello, al extremo de que trataba peyorativamente como “el gobernador bien vestido”. El Río Negro fue un diario hegemónico en la provincia. En un trabajo que realizó sobre sus cien años de periodismo, en la parte institucional se olvidó de mencionar al primer gobernador constitucional. La visión del diario Río Negro la cuestiono severamente. Siempre jugó a la alternativa valletana. Y no hago referencia sólo al pasado, sino que digo que los viedmenses tenemos que defender lo nuestro. Cuando en el 95 casi llegué a la gobernación, un amigo íntimo de General Roca me dijo que había estado en una reunión en el diario Río Negro y escuchó a Julio Rajneri decir “nunca más un viedmense queda a 500 votos de la gobernación”.

costanzo 2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s