Editorial

No ganó nadie

Nadie ganó.

El desgastante trillher político al que se sometió a los viedmenses en relación al endeudamiento municipal para obras de asfalto del Plan Castello dejó heridos por todos lados y pérdidas en cada espacio en pugna.

Primero, el Ejecutivo. Se confió en declaraciones públicas de la concejal Cullumilla sobre el voto favorable del pichettismo (ella y Mario Francioni) y omitió trabajar en convencer a ediles que llevaron a José Luis Foulkes a la intendencia con sus votos: los del Frente Progresista. Reclamó casi con ingenuidad y al borde del llanto que Juan Manuel Pichetto apoyara el endeudamiento sólo porque lo habían hecho los legisladores pichettistas en la Legislatura. Tampoco se ocupó de contarle al vecino las características del préstamo: a 8 años, 5 mil dólares por mes, 60 cuadras. Sólo lo hizo cuando fue demasiado tarde y se apoyó en corporaciones como la Cámara de Comercio y los colegios de Arquitectos e Ingenieros, instituciones de importancia limitada y sin arraigo popular. Como manotazo de ahogado apeló a la Uocra y en una señal de andar errante convocó a una conferencia de prensa para anunciar el retiro de un proyecto que sabía que el Concejo igual iba a tratar y rechazar. En la previa y en la propia sesión, siempre caminó por el borde de culpar el estado actual de emergencia vial a la gestión que desde hace 15 años gobierna la ciudad.

Segundo, la oposición. Su rol fue muy parecido a negarse por la negación misma. Se escucharon argumentos falaces como “vamos a endeudar a nuestros nietos” con un préstamo a ¡8 años!, pero fundamentalmente su problema radicó en no presentar ninguna alternativa superadora. Se concentró en el préstamo y eso sacó de foco a todos los concejales. No discutió si con los 1,3 millones de dólares más los siete millones de pesos valía la pena encarar otra construcción que por ejemplo, generara más mano de obra para la Uocra o que implicara un efecto multiplicador de empleo en estos tiempos de complejidad para las economías familiares. No se salió de una visión estrictamente economicista, justo lo que tanto se le reclama al gobierno nacional. En otras palabras, descartó la máxima kirchnerista de que los números tienen que cerrar con la gente adentro y “la gente adentro” implica también hacer obras que son largamente reclamadas.

Tercero, la Uocra. Una vez más los muchachos mostraron la hilacha. El reclamo, la calle, la batucada, el piquete, todo vale cuando se trata de pelear por un derecho, una idea y muchísimo más cuando se trata de trabajo que se traduce en comida para la familia. No hay medias tintas. Estar en contra de los obreros es ser mala gente. Sin embargo, en ocasiones la Uocra se transforma en un actor político que elige rivales y algunos de sus integrantes, con desbocada fiereza, provocan acciones que los ponen enfrente de los intereses que representan y los alejan del apoyo popular. Fue lo que había pasado el lunes con los insultos misóginos y las amenazas a la concejal Arregui, como previa de los acontecimientos en la ESFA ante la mirada de los alumnos. Un espectáculo lamentable.

Cuarto, Viedma. La capital rionegrina se quedó con un cuadro de desazón. Esos 30 o 40 millones de “canuto” de los que se enorgullece la gestión municipal deberían estar en las calles intransitables por las que los vecinos que andan en auto o en colectivo recuerdan todos los días a las madres y hermanas de los funcionarios. No se trata de la “responsabilidad financiera” de la que habló Hernán Perafán. Se trata de que no sirve tener una abultada cuenta bancaria si la casa está llena de humedad.

Juan Gorosito

juangorosito@hotmail.com

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s