Análisis

Odarda, la culpable

Para regocijo de cierto peronismo de paladar negro, el cierre de listas del Frente Todos dejó fuera de la posibilidad de continuar en el Congreso de la Nación a la senadora Magdalena Odarda.

Desde el 7 de abril, cuando el electorado rionegrino votó como un calco de 2015 a Juntos Somos Río Negro en detrimento del armado del Frente para la Victoria, Odarda viene siendo señalada como la culpable de todos los males. Para los peronistas a los que el armado tan contradictoriamente amplio como sectario de Martín Soria dejó afuera, la responsable de la derrota es Odarda, su candidatura a la vicegobernación un costo muy alto y la inclusión en la Legislatura rionegrina de su hijo Facundo Montecino un episodio intragable.

Proyectar las responsabilidades de los armadores del Frente que no sedujo a más de uno de cada tres rionegrinos en Odarda es un argumento facilista y que no explica los motivos de una derrota que no sólo dependió del mal enfoque estratégico de la campaña. En términos futbolísticos, el rival también juega y el 7 de abril Juntos jugó mucho mejor. El FpV perdió una elección, las elecciones se pierden y se ganan. No hay que hacer tanto drama.

Río Negro pierde a su parlamentaria más trabajadora.

¿Errores de Odarda? Claro que los hubo, pero no fueron los principales. La agenda ambiental es comidilla de una minoría intensa, pero los pro-ambiente no gobiernan. En Alemania, por ejemplo, el Partido Verde es una minoría parlamentaria que no alcanzó nunca ni el 10 por ciento de los votos a pesar de que participa en elecciones desde 1979. Hablar del acceso a Lago Escondido en una sociedad con 34% de pobreza y dos dígitos de desocupación queda fuera de contexto. En suma, sus banderas históricas no fueron parte de la agenda de los rionegrinos, lo que no la hace responsable de la derrota bajo ningún punto de vista, ya que ella no lideraba el proceso ni era la encargada de concitar la cohesión interna del FpV. Por el contrario, era una extrapartidaria.

Más allá de errores propios, a los que se puede sumar la elección de su propio hijo para la Legislatura rionegrina en vez de abrir el juego a otros dirigentes de su espacio, suena a desazón el no reconocimiento al trabajo parlamentario que la ha tenido como uno de los máximos exponentes tanto en la Cámara Baja como en la Alta.

Son ciertas sus críticas al kirchnerismo, a veces feroces, pero el gobierno de Mauricio Macri la acercó al mismo lado de la grieta. Y aquellos que cuestionan el anticristinismo de Odarda deberían reflexionar sobre el propio candidato a presidente Alberto Fernández o el candidato a diputado por Buenos Aires Sergio Massa.

Como sea, Río Negro pierde con Odarda una parlamentaria profesional y trabajadora, utilizada como chivo expiatorio por cierto sector del peronismo que la sindica como la culpable del infortunio como si el PJ no hubiera parado de ganar elecciones desde 1983 y la llegada de la todavía senadora lo hubiera hundido en un mar de desventuras.

Juan Gorosito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s