Análisis

A contramano del armado nacional, el FpV de Viedma se parte en pedazos

Como consecuencia directa de los fallos en el armado electoral del 7 de abril, el PJ viedmense es un hervidero y podrían haber al menos dos candidatos de esa extracción política en las urnas el próximo 6 de octubre en la elección municipal.

Los desencuentros se hicieron evidentes entre jueves y viernes pasado, cuando Mario Sabbatella volvió con viejas quejas de proscripción. “Si te lo hacen una vez, bueno, dos ya es mucho, pero si te lo hacen tres veces sos un b…”, dijo en el programa radial Digamos Todo el viernes. Se refería a una reglamentación partidaria por la cual los candidatos para las elecciones internas deben ser impulsados por alguna Unidad Básica. En Viedma funcionan tres: una la lidera a la concejal Silbana Cullumilla, quien responde a Miguel Pichetto, otra al legislador Raúl Martínez y la restante a la principal rival interna de Sabbatella, la concejal Evelyn Rousiot.

Sabbatella está que trina porque siente que en las huestes rousiotistas lo engañaron. Sigue hablando de la posibilidad de diálogo, pero quiere resolver la candidatura por una encuesta, que asegura que hoy lo da con mayor intención de voto que a la concejal. Incluso afirmó que le pedirá a Rousiot que vaya como candidata a presidir el Tribunal de Cuentas. La salida de Sabbatella descansa en un partido propio que armó oportunamente, según él mismo, previendo una situación como la que se termina dando hoy.

Otra aspiración sin unidad básica es la de Juan Cerone. El hombre pretende competir en una interna, pero no tiene la herramienta. En situación similar se encuentra del vicerrector de la Universidad Nacional de Río Negro, Anselmo Torres.

Hasta acá dos sectores pidieron color. Son los de Rousiot y Martínez. Cullumilla está alejada de la vida partidaria, pero días atrás no descartó una candidatura de Juan Manuel Pichetto.

Los satélites del PJ en “el frente de partidos más grande de la historia de Río Negro” también se sienten afuera. Como el partido principal se revuelve en su interna, son meros espectadores. La concejal Mariana Arregui, del socialismo, se quejó días atrás de que no hay ningún tipo de convocatoria para discutir. Mucho menos de ofrecer espacios en alguna lista. Desde Nuevo Encuentro ya dijeron que podrían tener candidato propio en octubre. Por ahora no se manifestó RIO, pero seguramente esté adentro debido al compromiso nacional de Magdalena Odarda y la banca que ostentará su hijo Facundo Montecino desde diciembre en el parlamento provincial.

La eclosión pejotista, a imagen y semejanza del peronismo derrotista de los 28 años radicales, beneficia a Juntos Somos Río Negro que paradójicamente tendrá un candidato fuertemente identificado con el peronismo viedmense y que podría ser votado por cierto peronismo histórico de la capital. Pero también mejora el ánimo de la UCR, que más allá de la posible interna entre Leandro Massaccesi y José Luis García Pinasco, empieza a mirar con menos sensación de catástrofe el proceso electoral.

Juan Gorosito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s